Ediciones Irreverentes .
Ediciones Irreverentes
Ediciones Irreverentes
Manuscrito encontrado en Zaragoza: los delirios de Potocki y Nieva
Manuscrito encontrado en Zaragoza: los delirios de Potocki y Nieva
 
Ediciones Irreverentes

Manuscrito encontrado en Zaragoza de FRANCISCO NIEVA


"Manuscrito encontrado en Zaragoza", comedia mágica de Francisco Nieva, es una versión libre de la novela homónima escrita por el conde polaco Jan Potocki. Esta novela, una de las grandes principales joyas de la literatura fantástica de todos los tiempos, fue conocida por Francisco Nieva en París, gracias a la versión incompleta que de la misma publicó Roger Caillois. Nieva quedó impresionado por la belleza de la obra, como queda recogido en sus memorias: "libro apasionante, libro involucrante, libro mágico, árbol frondoso de aventuras, sazonado por el misterio, el amor, la muerte y el diablo en una España del siglo XVIII, con majos, inquisidores, marquesas y endemoniados".
Tan a fuego quedó grabado en su memoria el paisaje que rodeaba a Venta Quemada, tal impresión causó la magia y el malditismo de la obra a Francisco Nieva, que en 1988 se volcó en la escritura de la obra, con el extraordinario resultado que ahora por primera vez se puede leer como libro independiente y con los dibujos del propio autor. De la exquisitez de la obra ya saben quienes gozaron de su puesta en escena en el Centro Dramático Nacional.

Francisco NievaFrancisco Nieva
Francisco Nieva nace en Valdepeñas, en 1924. Marcha a París en 1945, donde estudia, trabaja como pintor y dibujante y se relaciona con los movimientos de vanguardia y con autores como Ionesco, Beckett y Adamov. En 1956 lleva a cabo su primer trabajo importante como escenógrafo, al crear los decorados de "La place royal", para el teatro Nacional de París". 1963 será un año importante para Nieva; vive temporalmente en Venecia, donde conoce el teatro experimental del "Living Theatre" y recibe el premio Polignac ex-aequo con Yehudi Menuhim y Nadia Boulanger. En España colabora con José Luis Alonso y Adolfo Marsillach. Viaja por Europa y trabaja en Alemania con Felseinsten.
No publicará su primera obra, "Es bueno no tener cabeza", hasta 1971. Posteriormente aparecen títulos como "Tórtola, crepúsculo y… telón", "Pelo de tormenta", "Coronada y el toro" y "Teatro furioso" y "Teatro de farsa y calamidad". En 1976 triunfa con la obra "Sombra y quimera de Larra". Un año después vuelve el éxito con "La paz", versión grotesca de la comedia de Aristófanes. En 1980 recibe el Premio Nacional de Teatro por la adaptación de la obra de Miguel de Cervantes "Los baños de Argel". En 1986 es elegido miembro de la Real Academia de la Lengua Española. Conquista celebridad con obras como "El baile de los ardientes" y "Los españoles bajo tierra".
Su versión de "Manuscrito encontrado en Zaragoza", una de sus cumbres como autor, le proporciona el Premio Nacional de Literatura Dramática, premio que recibe el mismo año que el Príncipe de Asturias. En 1996 recibe la Medalla de Oro de las Bellas Artes.
Entre sus novelas cabe destacar títulos como "Granada de las mil noches", "La llama vestida de negro" y "Carne de Murciélago". En 2002 publicó sus memorias, "Las cosas como fueron. Memorias". Algunas de sus obras más destacadas de los últimos tiempos son "Te quiero, zorra", "Corazón de arpía", "El baile de los ardientes" y "Pelo de tormenta".

Jan PotockiJan Potocki
El autor de la novela "Manuscrito encontrado en Zaragoza" es el conde Potocki (1761-1815), polaco, de padre austríaco, aunque educado en francés, la lengua considerada "culta" en la época. Militar, perteneciente al ejército austro-húngaro como lugarteniente de artillería, viajó a España por primera vez bajo el reinado de Carlos III. Potocki quedó subyugado por la España de bandoleros, contrabandistas, gitanos, mendigos y leyendas de moros ocultos en las serranías y de tesoros escondidos durante siglos. Quedó prendado, como le sucede a Davillier, a Gautier, a Irving, a Gerald Brenan, de Andalucía y a esta región le dedicó la mayor de sus obras y una de las principales novelas del Siglo XVIII.
Potocki fue infatigable viajero que conoció Rusia, Italia, Túnez, Malta, España, Hungría, Egipto, el Cáucaso, Turquía, Suiza, Marruecos, Francia -ciudad a la que va a vivir al casarse- Holanda y Serbia, entre otros países.
Ante los vaivenes políticos de la época y la censura, Potocki instaló en su palacio una imprenta en la que editó cuantos escritos políticos no habían encontrado impresor, además de su "Viaje a Turquía y Egipto", su "Ensayo sobre la Historia Universal" y las "Investigacines sobre la historia de Sarmatie". Participó en varias guerras, hizo prospecciones arqueológicas, fue retratado por Francisco de Goya, montó en globo, creó un club político, fue elegido consejero privado del zar Alejandro I, creó un periódico, fue perseguido por motivos políticos, llevó una vida intensa como pocas personas han logrado y empezó su derrumbe personal con la separación de su esposa y la devolución de parte de la dote recibida. Contrae deudas, sus trabajos eruditos son atacados, la censura persigue sus trabajos de creación, y harto ya de la vida, enfermo, cansado, arruinado, se suicida en su biblioteca el 20 de noviembre de 1815 disparándose una bala de plata que había pulido cuidadosamente durante los últimos meses de su vida.
Como la principal de sus obras dejó este "Manuscrito encontrado en Zaragoza" del que Francisco Nieva bebe para hacer su comedia mágica.

"Manuscrito encontrado en Zaragoza"
En su origen es una novela mágica, laberíntica, escrita al modo de los decamerones, que supuestamente es el texto de un manuscrito encontrado por un oficial francés en Zaragoza que narra las peripecias del caballero hispano tudesco Alfonso Van Worden, de la Guardia Valona, al servicio de Felipe V.
Nieva se centra en la pasión de las hermanas moriscas Emina y Zibedea -hijas de Gasir Gomelez, tío del rey de Túnez- por Alfonso Van Worden. Según el propio Nieva, pretendía "trasladar a la escena el clima misterioso y perverso que se impone al principio del libro. (…) Al escribirla fue como si despertaran muchos sueños de adolescente, turbios y encantadores sueños, sueños de transgresión y de trato placentero y culpable con el diablo". Nieva se propone hacer un teatro de magia o de "linterna mágica" que atrape al lector en la sensualidad y el pecado, que transmita el estado de inquietud y congoja ante el miedo a la venganza del Islam.
Amor, magia y muerte son los ingredientes de esta obra llena de calor, exotismo y transgresión.

Miguel Angel de Rus
Prólogo al libro de Francisco Nieva, Manuscrito encontrado en Zaragoza
Ediciones Irreverentes S.L. • c/ Martínez de la Riva, 137. 28018 Madrid (España) • Teléfono: +34 91 507 34 78
Correo electrónico: editor@edicionesirreverentes.com
Departamento comercial: vera@edicionesirreverentes.com