Ediciones Irreverentes .
Ediciones Irreverentes
Ediciones Irreverentes
La firma cristiana como marca, artículo de opinión de la Agencia fax Press
 
Ediciones Irreverentes
El escritor Rafael Domínguez afirmó al presentar su libro La firma cristiana como marca: que "la capacidad de comunicador de Juan La firma cristiana como marcaPablo II le situaba a años luz de Benedicto XVI" y recordó la necesidad de adaptar los mensajes –que no las creencias- que la Iglesia Católica emite, para resistir los avances de cientos de nuevas Iglesias y sectas que han nacido en el S.XX intentando no responder a necesidades espirituales milenarias, sino a las necesidades de una nueva sociedad.

Para Rafael Domínguez el rápido crecimiento y expansión de sectas e Iglesias nuevas se debe en gran medida a un uso exacerbado del marketing y a un nuevo planteamiento -como sucede con la Iglesia de la Cienciología- en el cual el hombre no está hecho a imagen y semejanza de Dios, sino que es un eslabón en la cadena evolutiva hacia un ser superior, más perfecto, lo cual les permite no entrar en colisión con las teorías científicas post-darwinistas.

La firma cristiana como marca es un estudio hecho al modo de las consultorías, intentando reflejar fríamente y sin apasionamiento cuál es la situación de la Iglesia como si se tratara de una marca comercial. En él se plantea si nos encontramos ante una organización eficiente y con una estrategia consistente. El propio autor reconoce que para personas creyentes pueda parecerle un análisis duro de la situación del catolicismo, pero que dada la situación de defecciones en el seno de la Iglesia y ante el avance de religiones como la musulmana es necesario estudiar por qué una parte considerable de la sociedad ha decidido vivir de espalda a las creencias religiosas.Afirma Rafael Domínguez que le surgió la idea de escribir este libro cuando encontró jóvenes alrededor de los veinte años que reconocían no saber qué era la Santísima Trinidad y que ello le llevó a una profunda reflexión sobre la situación actual del hecho religioso. Para este autor, la función de Juan Pablo II como comunicador de ideas fue muy provechosa, pero es un camino que la Iglesia debe profundizar y evitar tensiones como las creadas con los musulmanes.

El autor reconoció que la Iglesia tiene un problema muy complejo de resolver; actualizar creencias milenarias, adaptarlas a los nuevos tiempos, y comunicarlas con métodos modernos, porque algo que es espiritual, intangible, muy delicado, como son las creencias, es muy difícil hacerlo interesante para las nueva generaciones, apegadas a un mundo mucho más material.

 
Ediciones Irreverentes S.L. • c/ Martínez de la Riva, 137. 28018 Madrid (España) • Teléfono: +34 91 507 34 78
Correo electrónico: editor@edicionesirreverentes.com
Departamento comercial: vera@edicionesirreverentes.com